m

This is Aalto. A Professional theme for
architects, construction and interior designers

Call us on +651 464 033 04

531 West Avenue, NY

Mon - Sat 8 AM - 8 PM

Top
m

Ezar.es

Construir viviendas pensando en su sostenibilidad y en su menor impacto ecológico es una práctica cada vez más habitual.  Frente al modelo tradicional de producir-usar-tirar, que supone el consumo sin control de energía y recursos limitados; surge la economía circular, que en el  ámbito de la construcción significa transformar el flujo lineal de recursos-producto-residuos, en un flujo circular de recursos-productos-recursos reciclados.

El sector de la construcción consume gran cantidad de materias primas y genera toneladas de residuos que hasta ahora, se reciclan sólo en parte; con lo que se pierde gran cantidad de minerales valiosos, metales y materiales orgánicos que podrían ser reutilizados. Aumentar el porcentaje de residuos reciclados supondría un importante impacto en los objetivos de sostenibilidad del planeta. Pero, ¿qué estamos haciendo para cambiar estar realidad?

Por un lado, las empresas que producen materiales y componentes de construcción han iniciado un proceso de transformación interno para crear productos que sean adaptables, reutilizables y que no generen residuos. Un buen ejemplo es el uso de madera, material que reúne estas cualidades.

Por otro, organismos como la UE están planteando cambios en la normativa referente al tratamiento y gestión de residuos. La industria cementera europea, por ejemplo, lleva décadas empleando materiales que generan residuos que van directos al vertedero. Con ellos, se calcula que cada año se pierden unos 600 millones de toneladas de materiales que podrían ser reutilizados, reciclados, o de los que sería posible obtener energía. La gestión sostenible de estos residuos es una prioridad en las medidas que la Unión Europea está poniendo en marcha para promover la economía circular.

Finalmente, la innovación es un aliado esencial en el camino hacia la economía circular en el sector de la construcción. Es necesario desarrollar sistemas que consigan reducir residuos, diseñando en origen de forma ecológica, utilizando materiales reciclados, mejorando el rendimiento de los edificios o construyendo con criterios de eficiencia energética. Gracias a la innovación, por ejemplo, investigadoras de la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM), han desarrollado paneles para divisiones interiores de edificios elaborados con materiales textiles.

Estos paneles, que son aptos tanto para obra nueva como para trabajos de rehabilitación, tienen un peso menor respecto a otros materiales nuevos del mercado y mejores prestaciones térmicas y acústicas. Como valor añadido, contribuyen significativamente a la reducción del consumo energético en su fabricación y transporte, además de reducir su impacto ambiental a la hora de ser incinerado o almacenado en vertederos.

En ese sentido las viviendas en la economía circular deberán concentrarse en entender cada casa, nueva o rehabilitada, como un producto que debe regenerarse indefinidamente. Es decir, que pueda tener transformaciones espaciales y rehabilitarse a nuevas formas de vida sin generar residuos. Si a esto se le suma un diseño adaptado al entorno en el que se sitúe el edificio para aprovechar los recursos naturales de luz y temperatura; se instalan sistemas de energía limpia y se recurre a modelos de optimización de consumo de agua y energía, estaremos consiguiendo no sólo mejorar la sostenibilidad, sino cambiar nuestra forma de entender, respetar y vivir en nuestro entorno.

 

EZAR. Diseños exclusivos para clientes exigentes

Post a Comment