SOSTENIBILIDAD ¿Valor Intangible o valor real de su vivienda?

Actuar hoy pensando en el mañana ha dejado de ser una actitud reivindicada por unos pocos ecologistas para convertirse en un valor añadido a la reputación empresarial.

En el siglo XXI, hasta el 80% del valor de una empresa es intangible y depende de la reputación entre sus clientes, sus proveedores y la sociedad en general. En la era de la información, los individuos decidimos con un click qué productos o servicios nos interesan entre una oferta inagotable. Y es, en ese preciso momento, cuando la imagen que nos transmite una marca es decisiva.

sostenibilidad ezar

¿Qué productos nos persuaden? ¿A quién elegimos para que nos ofrezca sus servicios?

Las empresas que ofrecen el estilo de vida que anhelamos son las que se ganan nuestra confianza.

En la actualidad, la reputación de una empresa es su mayor valor. Pero, ¿Qué factores determinan la reputación empresarial?

La calidad, la innovación, la ética, el talento, la transparencia y cada vez más, el respeto por el medio ambiente y la sostenibilidad son valores que las empresas incentivan porque son conscientes de la importancia que tienen entre sus stakeholders.

Según el estudio Meaningful Brands de Havas Media Group, cuanto mayor es la contribución percibida al bienestar de las personas, la sociedad y el entorno, más relevante es la marca para el usuario.  El 48% de los encuestados en dicho estudio, asegura que antes de adquirir un producto, tiene en cuenta su impacto sobre el medio ambiente. Y éste es sin duda un valor en alza.

La sostenibilidad está pasando de percibirse como un valor intangible a convertirse en valor real.

Si el respeto al medio ambiente es ya un elemento básico en la decisión de compra, ¿qué ocurre entonces cuándo queremos construirnos una vivienda? ¿Cómo elegimos al equipo de profesionales que va a desarrollar el proyecto arquitectónico? ¿Somos conscientes a la hora de elegir nuestro hogar, cómo hacerlo sostenible desde el principio?

Hay numerosos elementos a tener en cuenta si queremos conseguir un proyecto ecoeficiente. No se trata sólo de instalar sistemas que permitan al edificio ser autosuficiente desde el punto de vista energético. Por ejemplo, hay que valorar los materiales que se usan en su construcción, el aprovechamiento óptimo de la luz natural o el tratamiento de los residuos del proceso de construcción. La instalación de sistemas de reciclaje del agua de piscinas, jacuzzis o hidromasajes; o cómo organizar el jardín con especies vegetales que no alteren el ecosistema natural, son cuestiones a tener en cuenta para conseguir una vida respetuosa con el entorno. Es además, un factor que en pocos años influirá al alza en el valor de mercado.

La arquitectura sostenible aporta BENEFICIOS a los usuarios directos del edificio, al entorno inmediato dónde se ubica y a la sociedad en general; y covierte al propietario de una vivienda ENERGÍA CERO, en un ciudadano ejemplar.

La sostenibilidad en la arquitectura es YA un valor real que nos beneficia a todos. Empecemos a exigirlo.

Diseño web Oscar Sibon Design

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio, de acuerdo a tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información en nuestra Política de Cookies.